Re-Inventarse

Que es re-inventarse? Si nos remitimos exactamente a la raíz es “volverse a inventar” e inventar es “crear, diseñar, idear o producir alguna cosa nueva que antes no existía”; “nuevo que antes no existía…” y es ahí donde está el verdadero sentido de la palabra. Cada día tenemos la oportunidad de ser mejores que el día anterior, seres nuevos, con nuevos sueños, con nuevas realidades. Creemos la realidad que queremos vivir, es posible!.

Las situaciones de la vida son cíclicas, los amores, las relaciones, el placer, lo bueno y lo malo, la vida misma en su esencia es un proceso que se convierte en cíclico cuando dejamos de existir en el plano físico. Es tan profundo, como fácil de entender, pero lo importante de esto es qué hacer ?, cuando creemos por terminado un proceso y es crear a partir del final.

Si nos detenemos en el final de la línea y observemos en qué quedamos y con qué herramientas contamos, tanto emocionales como físicas, podremos a partir de ahí trazar una nueva línea de vida.

Terminar un negocio, cortar una relación amorosa, perder dinero, sentir que todo termina, es sinónimo de que lo mejor está por comenzar, parece frase de cajón, pero no es así, está comprobado, es infinitamente cierto y yo lo he verificado personalmente, cuando todo parece que no tiene sentido es cuando más sentido tiene, la clave está en hacer un pequeño acto de conciencia y lanzarte la pregunta “para que lo estoy viviendo?” Y tan mágico como absurdo suena, la razón llega, tal vez no en ese instante, pero llegará unos días después, esto sucede si te lo preguntas, respiras y descansas en la confianza de que recibirás la respuesta, si no lo haces, tal vez estarás parado en el mismo final, pensando que todo acabó y no le darás paso a las grandes maravillas que están por llegar.

A lo largo de mi vida, he experimentado varias situaciones en las que he creído que son el fin, pero en este momento más consciente y más despierta que hace algunos años, estoy segura que estaban dando paso a la tranquilidad que hoy siento. Además que sin saberlo hace algunos años estaba creando mi realidad actual y como seguramente en ese momento quería y sentía cosas diferentes, todo se creó para que así fuera.

Hace 16 años, hacia el año 2003 más o menos, había terminado mis estudios de bachillerato recientemente y quería, anhelaba enormemente estudiar en la universidad, era mi sueño más próximo en ese momento, porque de mi círculo familiar materno, tal vez era la única con un poco más de posibilidades para hacerlo, pero muchas barreras parecían dibujadas en frente de mí en ese momento, porque simplemente no contaba con el dinero para hacerlo y las opciones que se presentaban era la universidad pública, para la que no tenía una puntuación adecuadamente alta en mi prueba de estado como para acceder a sus aulas, a las que sólo estudiantes con un alto puntaje eran capaces de entrar, pero para mí se convirtió en un sueño. Todos los días lo pensaba. Compre el formulario, me inscribí a una carrera que para mí parecía adecuada, Bacteriología, pero no fui aceptada. Vaya desilusión! en vista de parecer no lograrlo, hice por segunda vez mi examen de estado, para que se calificara mi capacidad de tener el cupo, pero una vez más no fue el esperado, pues ese tipo de exámenes, incluso ahora creo, que miden muy por encima las habilidades o cualidades de un estudiante, en fin, con mis dos exámenes de estado en la mano, sin dinero, pero con muchas ganas, la cosa no parecía tan sencilla, pero el sueño no se había ido y creo que ahí fue la primera vez que oficialmente me Re-inventé. 

Comencé a trabajar en un pequeño negocio de productos naturales de una familia Bumanguesa de carácter muy fuerte, en mi ciudad natal Cali, donde fui secretaria. Este trabajo lo conseguí gracias a mi mamá, quien todo el tiempo escuchaba la radio y le encantaban todos esos programas de salud, crecimiento personal y recetas de la abuela y ahí salió el anuncio, ella me dijo “vaya, es una forma de conseguir dinero, al fin y al cabo no hay más opciones” pero ella me motivo y me me acompaño a la entrevista con el jefe a quien mi manera particular de hablar (de una persona con más años de los que tenia) le cayó en gracia y me aceptó. Para la época, las secretarias hacíamos todo, atender el teléfono, organizar la agenda, en mi caso, ordenar el inventario, recibir y despachar la mensajería, ingresar el dinero de las ventas y barrer, trapear y lo necesario para que todo estuviera magnífico. Con los días, entre mis 17 casi 18 años, ya había aprendido una gran cantidad de cosas que muchos a mi edad no sabían, pero que me estaban acercando y preparando cada día para lo que había soñado meses o tal vez años atrás. Aprendí el valor del trabajo y la disciplina, aunque desde antes ya me había entrenado en trabajos simples de animación de fiestas infantiles y fotografía, así que comencé a ganar mi propio dinero con constancia y dedicación. Estando ahí y como mis ganas de no quedarme sin educación superior me superaban, me apunté a un curso de visitador médico, que pagué con mi sueldo y que lo creí adecuado para el sector en el que me estaba desenvolviendo, lo cual fue acertado, porque tenía temas sobre medicina, pero lo que me sorprendió es que nos enseñaban a vender y sí, yo no sabía que era tan importante vender, hasta ese momento y se desarrolló en mí una habilidad que no sabía que tenía y que quizá todos tenemos, pues vendemos todo el tiempo. La capacidad de vender y no solo un producto médico o un medicamento, si no cualquier cosa que pudiera, sólo con las técnicas básicas que ahí me enseñaban, entonces me di cuenta que podía hacer otras cosas y podía buscar otras alternativas para salir adelante y cumplir mi sueño de tener una carrera universitaria. Seguí en mi trabajo, ahí pasó alrededor de un año, hasta que en mi búsqueda incansable pedí un crédito al estado, hice todo lo que me pedían, llene formularios, inscripciones, se comenzaba la era Internet y todo parecía acercarse más a los hogares, lo cual era maravilloso, pero en la primera respuesta el crédito no fue aprobado, otra vez la desilusión, pero al cabo de uno o dos meses me notificaron mediante una carta que se había re evaluado las listas de espera y mágicamente mi crédito estaba en esa lista y fue aprobado! y es ahí donde veo que sí, sí se puede, si lo piensas mucho, si lo buscas mucho, si lo anhelas mucho, se puede… se hace realidad lo que piensas. Entonces me re-inventé y comencé la carrera de Mercadeo y Negocios en el año 2004 en una universidad de la ciudad, no en la pública como quería, pero en la universidad! y me gradué exitosamente en el año 2009, con excelentes calificaciones, muy buen proceso y progreso a mi parecer, entonces, rompí mi propio paradigma de que no sería posible y que no había más opciones, porque si las hay, siempre las hay! Con mente fuerte, decisión y muchas ganas. Ahora ya habrá muchas generaciones en mi círculo familiar materno que irían a la universidad y no solo eso, conocerían mi historia y además tendrían un poco de motivación para alcanzar sus metas y mucho más! a quienes le demostraría que SI se puede, que sólo necesitas un sueño, planearlo, trabajar por ello, buscar la manera de llevarlo a cabo, hacerte las preguntas adecuadas y tarde o temprano estas preguntas se responderán.

Así que tú, quien lee esto hoy, SI puedes!! Cree en ti!! Re – Invéntate!!

Publicado por Brenda Hidalgo

Soñadora, creadora de una maravillosa realidad, mi Realidad! Muy poeta ; ) sana locura...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: